Niños del JM de los Ríos tienen cinco derechos humanos vulnerados

0
116

Cinco derechos humanos tienen comprometidos los pacientes del hospital José María Vargas. El principal centro asistencial para niños no garantiza la vida, salud, integridad personal, seguridad social ni una calidad de vida adecuada.

Estas garantías para los pequeños están contempladas tanto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos promovida por la Organización de Naciones Unidas (ONU) como en la Convención de los Derechos del Niño.

La Convención a lo largo de sus 54 artículos reconoce que los niños (seres humanos menores de 18 años) son individuos con derecho de pleno desarrollo físico, mental y social. Es además una ley de carácter vinculante para todos los Estados firmantes de las Naciones Unidas, entre los que se encuentra Venezuela.

Derecho a la supervivencia a la salud
En este derecho, la Convención de los Derechos del Niño engloba tres derechos humanos: vida, salud e integridad personal. Solo en el mes de mayo murieron cinco pacientes del hospital conocido como JM de los Ríos. Las últimas cuatro fueron de niños que se encontraban a la espera de un trasplante de médula, pero en total son 11 pequeños los que han fallecido a la espera del tratamiento.

El gobierno de Nicolás Maduro argumenta que el “bloqueo económico” impuesto por Estados Unidos impide cancelar las deudas con Italia. Con este país se mantenía una alianza para los pacientes de este tipo, hasta 2018. Este convenio consistía en enviar a los niños a Europa para poder realizarse el trasplante de médula.

Los pacientes de hematología no son los únicos en riesgo dentro del principal hospital para niños del país. Todos los servicios se ven afectados por la falta de agua, medicamentos, insumos médicos y más recientemente por las fallas eléctricas.

Lea más: Al menos 29 niños han muerto en el J.M. de los Ríos por la crisis de salud

El artículo 3 de la convención reza:

1. En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés
superior del niño.

2. Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley y, con ese fin, tomarán todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas.

3. Los Estados Partes se asegurarán de que las instituciones, servicios y establecimientos encargados del cuidado o la protección de los niños cumplan las normas establecidas por las autoridades competentes, especialmente en materia de seguridad, sanidad, número y competencia de su personal, así como en relación con la existencia de una supervisión adecuada.

Derecho a la seguridad social y a una calidad de vida adecuada
En tres artículos de la Convención de los Derechos del Niño se contemplan estos dos derechos humanos que a su vez engloban: alimentación, juego y recreación, no discriminación, entre otros.

 

Anuncios

Deja un comentario