Federer derrota a Isner y conquista el Miami Open

El suizo derrota 6-1, 6-4 a Isner, que termina lesionado en el pie, y conquista su cuarto título en el principal torneo de tenis en el sur de la Florida

0
124

El suizo Roger Federer no tuvo piedad con una de los más certeros francotiradores del circuito, el estadounidense John Isner, y lo liquidó 6-1, 6-4, para conquistar su cuarto título del Miami Open, la tarde del domingo el Hard Rock Stadium.

Basado en su saque, Isner había ganado todos los sets para llegar a la final, y nueve de los 10 sets disputados los había definido en el tie brake.

El domingo, sin embargo, Federer lo frenó desde el inicio del partido cuando Isner empezó sacando y le rompió el servicio para sentar el tono del partido.

“Tuve un excepcional buen día y pude bloquearle el saque”, expresó Federer, de 37 años de edad. “Tuve un plan y acerté en la ejecución. Además tuve un buen servicio y en el retorno del saque también supe responder a Isner”.

En el primer set, ante la sorpresa de todos, Federer arrolló 6-1 a Isner en apenas 24 minutos. No era lo que se esperaba en este partido. Y el propio Isner dijo después del encuentro que no había estado a la altura de las circunstancias.

“No estuve a la altura del partido en el primer set”, sentenció Isner. “Roger reaccionaba rápido y bien a mis servicios. No pude hacer más en esta atmósfera fantástica en el Hard Rock Stadium. Hubiese deseado hacer un mejor encuentro”.

La diferencia entre Isner y Federer radica en que el primero basa su poderío en el saque mientras el suizo posee un arsenal completo con toda clase de armamento. De esta manera, cuando Roger alcanzaba a contestarle el servicio, Isner no encontraba con qué rematarlo, pese a que ha mejorado mucho en su bolea, en cambio Federer parecía como si anticipara las jugadas y ya sabía de memoria lo que iba a hacer en el siguiente paso.

En la primera mitad del segundo set, Isner reaccionó y emparejó las acciones. Daba la impresión que el estadounidense se daba una nueva oportunidad y llegó a poner la pizarra 3-3.

De pronto, Isner empezó a cojear, mostraba dificultades para desplazarse y en uno de los descansos pidió la presencia de su terapista.

“Empecé a sentir un dolor que iba en aumento en la parte alta de mi pie izquierdo”, explicó Isner, campeón defensor del Miami Open. “Nunca había sentido algo como esto en mi carrera. Estaba frente al jugador más grande en la historia del tenis, y sentí que no podía hacer más, sabía que en estas condiciones no iba a ganar el partido”.

Federer señaló que cuando vio que Isner llamaba al terapista pensó que su rival tenía problemas pero más allá de su deseo de que no le ocurriera nada mala solo se enfocó en continuar con su juego.

“No debía entusiasmarme con la idea de liquidar rápido el partido, porque Isner había pedido unos calmantes para el dolor y a veces ocurre que el dolor disminuye o desaparece y el jugador recupera su nivel. Por eso no se puede bajar la guardia. Me mantuve haciendo lo que venía realizando, pero cuando me tocó sacar para ponerme 5-4 advertí que él no tenía movilidad para responder”.

Federer acumuló un récord de 28 victorias contra 22 derrotas en 50 finales en torneos Master 1000 y sumó su título 101 en total.

“Ahora los jugadores duran más porque hay mejores condiciones, los jugadores se dedican menos al rock & roll, hay más dinero en premios, la dieta y la preparación están más avanzadas, los viajes son más cómodos”, afirmó Federer. “En mi caso, la prioridad son mis cuatro hijos y mi esposa. Todo lo demás lo acomodamos a ellos”.

El suizo afirmó que ahora se tomará unas vacaciones y luego empezará su preparación con miras al Abierto de Francia, en junio próximo.

Anuncios

Deja un comentario